miércoles, febrero 22, 2012

Querido Robespierre:

Siempre que intentamos ser más listos o más ágiles la cruda realidad, ya sea a través de las facturas o con  porras manejadas por el mal y sin mucho entrenamiento de más, nos pone con rapidez en nuestro sitio: el último de la fila. Corren días malos para la lírica y buenos para las tiritas.
" Sabías que el papa Clemente V murió de un guantazo. Sí, de uno dado por un templario de 1,90 y con un guantelete de Hierro" El Francés Dixit.
Bombardear con tochos de 1000 páginas a los vigoréxicos de azul mientras Babilonia cae y los bancos arden es la imagen que me ayuda a dormir.
Creo que Robespierre me guiña un ojo detrás de alguna esquina... 
Tiempos duros, tiempos salvajes que no tan nuevos.
 Estando convencido de ser el enemigo, seguimos retransmitiendo